/veinte/

Os quiero hablar de un movimiento pendular que últimamente me obsesiona. Porque durante muchos años la ciencia política estaba allí lejos, en el otro extremo del movimiento, y ahora parece que el péndulo regresa y que su nueva posición “extremosa” nos impele a buscar otras respuestas.

El enigma no es otro que el de nuestra sociabilidad o empatía. ¿Recuerdan la frase, no?, la de que “el hombre es un lobo

/trece/

En El banquero anarquista Fernando Pessoa nos muestra que el principio ácrata de la máxima libertad sólo se puede alcanzar a través del dinero, y que únicamente un banquero capaz de enriquecerse y de utilizar su riqueza como instrumento de independencia, autonomía, defensa, disfrute y compra podría permitirse romper cualquier coacción social en pos de la justicia o de la igualdad.

Coincidiría esta postura con la que defendía Séneca cuando …

SIEMPRE VIVA Y EN MOVIMIENTO (1ª parte)

Voy a tratar de resumir la utilidad que poseen los dos libros siguientes:

Ibáñez, Tomás (2014) Anarquismo es movimiento. Virus editorial.
Gordon, Uri (2014) Anarquy alive!. LaMalatesta/Tierra de Fuego editorial.

Ambos parten de asumir una de las señas de identidad más conspicuas de la filosofía política anarquista, su eclecticismo, su capacidad para fagocitar ideas, conceptos provenientes de las más variadas e incluso encontradas corrientes de pensamiento. El anarquismo …

BIENESTAR SIN ESTADO (2ª PARTE)

…………………continúa…………..

Todos los Estados están empeñados en conseguir estabilidad económica y social, en asegurar un equilibrio político duradero. Pero lo que nos auguraba J. O’Connor en La crisis fiscal del Estado, consistía en resaltar que la racionalidad sobre la que se sustenta el binomio del capitalismo de Estado y del Estado del Bienestar resulta inestable, y que el sistema únicamente podrá subsistir acuciado por periódicas crisis económicas, vaticinio que ha …

LA INVOLUCIÓN DE LAS MASAS (y 4ª PARTE)

…………………..continúa….

La soberanía nacional reside en el pueblo. Frase escueta, contundente, que extraigo de la Constitución española. Advierto, no se dice soberanía estatal. Tampoco que esta soberanía resida en el individuo. Los individuos somos reales, existimos. Los Estados también. En cambio, las naciones y los pueblos son creaciones humanas, sueños o mitos que los individuos reales soñamos. La soberanía que propugna ésta y otras constituciones similares resulta falaz, se …